Fiestas de Cáceres

Semana Santa en Cáceres

Estos días podemos encontrar una de las fiestas más famosas de Cáceres, la Semana Santa, donde muchos turistas visitan la ciudad. Esta fiesta tiene una duración de nueve días, y fue declarada en el 2011 de Interés Turístico Internacional.

Desde el Sábado de Pasión hasta el Domingo de Resurrección se mostrarán diferentes pasos procesionales en diferentes recorridos por dentro de la ciudad. La mayoría de las imágenes circulan por la Zona Monumental, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Son acompañadas por un ambiente de olores, como el incienso y música de procesión proporcionado por las bandas musicales. Capuchones y mantillas representan los momentos más importantes de la Semana Santa y muestran el respeto hacia las andas.

Esos 9 días de devoción, la ciudad se llena de actividades dentro y fuera de las Iglesias, las calles repletas de visitantes y turistas con mucha emoción y sentimientos esperarán la llegada del Cristo Negro, Jesús de Nazaret, en su entrada en Jerusalén o el paso de Ntra. Sra de la Misericordia.

Las Cofradías Cacereñas llenas de emoción se preparan y adornan todos los recorridos de la procesión. Se acicalan y pasean sus imágenes sagradas, llevándolas a hombros durante todo el recorrido.

Esta fiesta es de tradición cristiana, y atrae a muchos turistas tanto locales como extranjeros, haciendo que la ciudad y, sobre todo los hoteleros, cuelguen su cartel de “completo”.

Curiosidades de Cáceres

Alguna de las curiosidades de Cáceres es que en esta ciudad podemos encontrar edificios de la Edad Media, este hecho hace que pasear por sus calles sea como retroceder en el tiempo o estar en la época medieval.

Es un escenario idóneo para dejarse llevar por sus leyendas. Una de estas es la que habla de la doncella embrujada y la conquista definitiva de Cáceres. El mito popular dice que fue San Jorge y su ejército quien conquistó la ciudad derrotando a las tropas moras, aunque hay varias versiones de esta leyenda.

las leyendas de la princesa mora mansaborá

La princesa mora Mansaborá, hija del señor de la ciudad, se enamoró de un capitán cristiano. Los dos enamorados  intentaban verse sin que nadie se enterase a escondidas para no desvelar el secreto de su amor. Mientras la situación de guerra empeoraba, el rey aumentó la vigilancia y protección de su hija y el capitán tenía que estar  luchando, lo que hacía que los enamorados no pudieran verse.. Sin embargo, un día, el capitán cristiano citó a la princesa en las afueras de la ciudad al caer la noche. La princesa haciendo caso de su corazón, sin tener en cuenta las consecuencias, fue en busca de su amado.

La ciudad cayó en manos del ejército cristiano.  El rey mandó llamar a su hija, quien confesó que había dado las llaves de un pasadizo al hombre que amaba. El rey, enfadado, echó una maldición a la princesa y la convirtió a su hija y a sus sirvientas en una gallina de oro y en polluelos, respectivamente. Obligándolas a vagar por las calles día y noche. Hay algunos que dicen que la han visto durante la noche de San Juan o San Jorge, cuando recupera su forma humana y corretea llorando por las calles de Cáceres.

Otra versión cuenta que el rey encerró a su hija en el aljibe de la Casa de las Veletas para que agonizara lentamente mientras se ahogaba en sus aguas. y de la misma forma que en la leyenda anterior, hay gente que afirma que en la noche de San Juan se escuchan los gritos  y los lamentos de una mujer, que provienen de las cámaras del aljibe.